La leucemia es un tipo de cáncer de origen desconocido en la mayoría de los casos, que afecta a las células sanguíneas, generalmente a los glóbulos blancos. La enfermedad se produce a consecuencia de un error en el proceso de maduración de una célula madre a glóbulo blanco, que supone una alteración cromosómica que provoca que las células afectadas se vuelvan cancerosas y se multipliquen sin cesar, infiltrándose en la médula ósea, donde sustituyen a las células que producen las células sanguíneas normales.

Estas células cancerosas se diseminan por la sangre, y además pueden invadir otros órganos, como el hígado, los riñones, los ganglios linfáticos, el bazo y el cerebro.

A medida que la enfermedad progresa, las células malignas interfieren en la producción de otro tipo de células sanguíneas, como los glóbulos rojos y las plaquetas, lo que tiene como consecuencia el desarrollo de anemia y el incremento del riesgo de contraer infecciones.

Las leucemias tienen una incidencia aproximada de dos o tres casos por cada 100.000 habitantes y año. Son las neoplasias más frecuentes en la infancia (alrededor del 25% de los cánceres infantiles son leucemias), y afectan con más frecuencia a los varones.

No parece haber diferencias sustanciales en la prevalencia de leucemia entre las distintas etnias o áreas geográficas, el entorno rural o urbano, ni entre las distintas clases sociales. Sin embargo, dependiendo del tipo de leucemia, es más frecuente su aparición a determinadas edades. Por ejemplo, en el caso de la leucemia linfocítica aguda (linfoblástica), suele presentarse en niños de entre tres y cinco años, y aunque también afecta a adolescentes, es poco común en adultos.

Causas de la Leucemia

Aunque la causa de las leucemias no se conoce exactamente, se sabe que hay diversos factores que pueden provocar la aparición de esta enfermedad. Las personas con el sistema inmunitario debilitado por la administración de quimioterapia o fármacos inmunosupresores (que se suministran a pacientes que han sufrido un trasplante de órganos), también son más susceptibles de desarrollar leucemia.

Uno de los factores más estudiados son los factores ambientales, sobre todo la exposición a radiaciones ionizantes, sustancias químicas, ciertos fármacos, y los virus.

Tipos de Leucemia

  • Genéticos
  • Inmunodeficiencias.
  • Factores ambientales

En cuanto a la relación de los factores genéticos con el desarrollo de leucemia, se sabe que la enfermedad es más frecuente en gemelos que en el resto de la población, y padecer trastornos genéticos como el síndrome de Down y el síndrome de Fanconi supone un factor de riesgo asociado a la aparición de leucemia.

La relación entre las radiaciones ionizantes y la leucemia se descubrió a partir de accidentes nucleares explosiones o incidentes en centrales nucleares.

Diversos productos químicos también están relacionados con la aparición de la enfermedad, sobre todo algunos pesticidas, y otras sustancias.

Leucemia mieloide aguda: se caracteriza porque son los mielocitos (las células que deberían convertirse en granulocitos) los que se vuelven cancerosos y sustituyen a las células normales de la médula ósea. Viajan por el torrente sanguíneo y se instalan en otros órganos, causando diversas afecciones (tumores, anemia, meningitis…) y dañando otros órganos.

Leucemia mieloide crónica: afecta a personas de todas las edades y sexos (aunque no es frecuente en niños pequeños). Se calcula que supone entre el 15 y el 20% de los casos de leucemias en adultos. Las células leucémicas se originan sobre todo en la médula ósea, pero también en el bazo y el hígado.

Diagnóstico de la Leucemia

La anemia es un dato prácticamente constante en el paciente con leucemia. Por lo general la cifra de leucocitos se halla aumentada, aunque en algunos casos puede estar disminuida.

Los síntomas que pueden indicar la presencia de la leucemia son debilidad y sensación de ahogo, infección y fiebre (por la escasez de glóbulos blancos), y hemorragias (sangrado de la nariz y encías). Una biopsia de médula ósea, servirá para confirmar el diagnóstico y determinar qué tipo de leucemia sufre el paciente.

El tipo de cáncer más frecuente es la Leucemia, la tasa de supervivencia alcanza casi el 80%, un dato esperanzador que aspira a ser del 100%. Si sufres de esta patología queremos recordarte que nuestros servicios son realizados por profesionales capacitados para trasladarte o para realizar en tu hogar tomas de muestras de laboratorios, consultas médicas, administración de fármacos, cuidadoras y más cumpliendo con todos los protocolos y normas de bioseguridad. Queremos recordarte que para nosotros tu bien estar es lo más importante.     

¡SMID, siempre contigo!

WhatsApp SMID en WhatsApp